El Centro Calasanz nace como un regalo de la Delegación escolapia de Chile con ocasión de los 400 años de la Orden. Es un proyecto destinado a los niños más pobres de la parroquia San Juan Evangelista, hijos de inmigrantes en el centro de Santiago. La iniciativa la coordina el P. Janusz Furtak y cuenta con el voluntariado de la parroquia y jóvenes monitores de los Colegios Calasanz e Hispano Americano.

La iniciativa tiene la finalidad de apoyar las tareas escolares de los niños desde 4 a 12 años pues muchos de ellos están desescolarizados debido a su situación migratoria.

Además de las tareas escolares, se realizan algunos talleres artísticos y recreativos. A los niños además se les entrega una colación por las tardes.

El grupo inició el 9 de julio de 2017 con un total de 19 niños y actualmente acoge a 50 niños de modo regular. Las actividades se realizan tres veces por semana: miércoles, jueves y viernes  desde las 16:00 hasta las 19:00 horas.

Los talleres son llevados por voluntarios la Parroquia y el Movimiento Calasanz, a quienes se les presentó este proyecto y estuvieron dispuestos a poner en marcha esta iniciativa. Sin embargo actualmente se necesitan más voluntarios y recursos económicos, para lo cual hay que crear una fundación a través de la cual puedan ser canalizadas todas las donaciones.

Es un deseo de la Orden que nuestras parroquias escolapias atiendan preferencialmente a los niños y jóvenes, siendo fieles al carisma calasancio (CC 3, 7,12, 88; RR 89, 96, 106, 132; canon 528-529; Puebla 949 y «Los jóvenes, opción preferencial» (Capítulo General 1985).

Janusz Furtak, párroco

Proyecto