Parroquias y centros de culto

Desde sus orígenes, la misión de las Escuelas Pías se centró principalmente en la escuela, pues ya otros Institutos se encargaban del cuidado pastoral de los niños y adultos en las parroquias. No obstante, Calasanz siempre quiso que cada nueva fundación tuviera una iglesia abierta al culto para que los alumnos participarán en el oratorio y sus familias pudieran acompañarles. 

Pocos años después de la muerte del fundador, los escolapios aceptaron algunas parroquias en Centroeuropa, como una herramienta necesaria para misión evangelizadora. A finales del siglo XVII la Orden ya regentaba unas 25 parroquias, sin contar los múltiples servicios de tipo misionero que prestaban en otras. 

Actualmente, los escolapios atienden más de 130 parroquias y alrededor de 175 templos con culto público. Es una realidad pastoral donde las Escuelas Pías tienen la oportunidad de ejercer el ministerio escolapio de educar integralmente en piedad y letras y construir comunidad cristiana escolapia. 

La legislación interna de las Escuelas Pías permite la asunción de nuevas parroquias siempre y cuando haya un compromiso para que tengan un “sello calasancio” (Reglas 143); es decir, que haya una “especial atención con espíritu calasancio a la educación de la juventud” (Constituciones nº 100).

Para impulsar el carácter escolapio de nuestras parroquias y centros de culto, la Congregación General ha constituido el equipo general de parroquias coordinado por el P. Enivaldo de Oliveira, de la Provincia de Brasil Bolivia.


PLAN DE ACCIÓN SEXENIO 2015-2021

Impulsar un análisis completo de nuestra presencia parroquial y en templos con culto público, con el fin de “re-lanzar” esta plataforma de misión según los criterios ya establecidos y como una oportunidad extraordinaria de educación y evangelización en todos los ambientes.

1) Dar a conocer el documento sobre identidad de nuestras Parroquias.

2) Reflexionar sobre el modelo de gestión de una parroquia escolapia.

3) Promover que las parroquias tengan un buen plan de acción educativa y pastoral.

4) Reflexionar sobre nuestra inserción escolapia en la Iglesia Local desde nuestras Parroquias.

5) Reflexionar sobre las posibilidades que ofrece el modelo de presencia para profundizar en la identidad escolapia de las parroquias, integración con otras obras, fomento del Movimiento Calasanz y de la Comunidad Cristiana Escolapia e integración de la Fraternidad Escolapia.

6) Evaluar nuestras parroquias desde los elementos de identidad calasancia. Para ello, elaborar un instrumento de evaluación sobre el estilo escolapio de una parroquia.

7) Acompañar y evaluar los proyectos pastorales de las parroquias, incluyendo una reflexión sobre la posibilidad de promover el Movimiento Calasanz de Adultos en las parroquias

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar