Todas las personas e instituciones interesadas en la educación, y de un modo especial las Escuelas Pías, hemos acogido con interés y compromiso la llamada del Papa Francisco a “reconstruir el pacto educativo global”. Es una llamada fuerte y clara, que nos convoca no sólo a renovar nuestro compromiso por la educación, sino por una dinámica compartida de trabajo por la educación como instrumento de cambio social, portadora de un mundo diferente que puede y debe ser construido entre todos.

Desde el momento en el que el Papa nos convocó a este formidable desafío estoy colaborando en algunos equipos de trabajo, sobre todo desde la coordinación de las respuestas que podamos dar las diversas Congregaciones religiosas que nos dedicamos a la educación. Quisiera ofrecerles una síntesis de lo que está en juego en este tema del PACTO EDUCATIVO GLOBAL.

Como punto de partida, el Papa piensa que hay que “reconstruir” el pacto educativo, porque hay fracturas importantes que debemos reconocer y afrontar, especialmente tres: entre la persona y Dios; de las relaciones humanas en su diversidad (la relación con quien es diferente a mí) y de la persona con la naturaleza. Estas tres fracturas sólo se pueden superar desde la educación. Por eso es necesario un pacto global que las aborde y que nos permita luchar por un mundo diferente.

El itinerario desde el que se aborda este trabajo de reconstrucción del PACTO EDUCATIVO GLOBAL prevé diversos encuentros y foros de reflexión, la definición de algunos núcleos centrales desde los que articular el proceso del Pacto, y unas opciones preferenciales desde las que avanzar. 

Encuentros y foros. El COVID-19 ha dificultado algunos encuentros presenciales, pero buena parte del trabajo se está haciendo online. Llamo la atención sobre dos eventos online especialmente significativos. 

En primer lugar, el encuentro mundial sobre el PACTO EDUCATIVO GLOBAL, abierto a cuantos estén interesados, que tendrá lugar el día 15 de octubre de 2020. La Santa Sede ofrecerá puntual y pública información para poder conectarse y participar.

El “Seminario sobre el Pacto Global”, también online, organizado por la Comisión de Educación de las Uniones de Superioras y Superiores Generales, que tendrá lugar los días 12, 13 y 14 de noviembre de 2020, en sesiones de cuatro horas, desde las 14’00 a las 18’00 horario de Roma. 

Han quedado claros los cuatro núcleos centrales desde los que se quiere trabajar: dignidad humana y derechos; ecología integral desde la óptica de Laudato Si’; paz y ciudadanía; solidaridad y desarrollo.

Y han quedado también claras las tres opciones desde las que impulsar todo el proceso en estos núcleos. Son tres: poner la persona en el centro; impulsar todos los procesos que ayudan a crecer a la persona; educar en el servicio al bien común de todos los seres humanos.

Termino esta breve síntesis con dos subrayados que considero fundamentales:

En primer lugar, quiero destacar que no estamos ante una serie de eventos más o menos interesantes, sino ante un proceso formidable de repensar la educación y situarla en su lugar, como la clave de un mundo mejor, de una sociedad más justa y fraterna. Para nosotros, escolapios, hijos e hijas del fundador de la escuela popular cristiana, es fácil comprender este proceso, porque llevamos cuatro siglos trabajando en él, porque sabemos desde el inicio de nuestra historia escolapia que “si desde la infancia el niño es imbuido diligentemente en la piedad y en las letras, puede preverse, con fundamento, un feliz transcurso de toda su vida”, y que “de la esmerada educación de los niños depende la reforma de la sociedad”. Por eso nuestro ministerio es “insustituible”.

En segundo lugar, quiero convocarles a todos a formar parte de este desafío propuesto al mundo por el Papa Francisco. Estemos atentos al proceso y busquemos nuestros mejores modos de participar en esta tarea universal consistente en reconstruir el pacto educativo global. Estamos ante un reto que ya fue iniciado -proféticamente- por Calasanz, y en el que hoy podemos y debemos seguir dando lo mejor de nosotros mismos.

Mucho ánimo y al trabajo.

P. Pedro Aguado Sch. P.

Padre General

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar