A orillas del río Cabrillas, en el término municipal de Orea (Guadalajara) las Escuelas Pías de la Provincia  Betania administran una zona de campamentos en el extraordinario paraje natural del Alto Tajo de los Montes Universales. Un campamento que permite que niños y jóvenes de toda España vivan experiencias de verano lejos de la ciudad y en contacto directo con la naturaleza.

Hace más de 45 años, el padre escolapio Gumersindo Rodríguez junto con un grupo de laicos del colegio Calasanz de Valencia comenzó a organizar turnos de vacaciones para los niños del colegio. Tras su muerte, otros escolapios siguieron su intuición hasta el día de hoy.

Los campamentos se programan con mucho esmero durante el curso por un buen grupo de monitores dirigido por un equipo de formación. Los monitores son jóvenes voluntarios de entre 18 y 25 años que entregan su tiempo, esfuerzo e ilusión para preparar juegos, talleres, canciones y veladas, dinámicas y un sin fin de actividades ambientadas cada turno en temáticas diferentes.

Los monitores jóvenes se forman durante el año para luego dedicar parte de sus vacaciones en «perder» su tiempo. Y realmente son felices. Todo esto hace sin duda que este campamento tenga algo especial como cantamos a corro: » Qué es lo que tendrá, este campamento, que todas las veces que me voy yo siento, que me dejo aquí, lo mejor de mí…»

En los turnos, se cuida a los niños para que se encuentre como en casa, cubriendo sus necesidades, fomentando su autonomía, fortaleciendo su carácter, venciendo inseguridades y el cariño en el encuentro personal de los gestos cotidianos complementan su crecimiento integral.

En los tiempos que corren es importante para el crecimiento integral de nuestros pequeños, que vivan la experiencia de ir de campamento, donde puedan conocerse, mejorar y desarrollarse, hacer amigos, sentir la naturaleza, correr por los bosques, encender las linternas por la noche, tener encuentros de oración crecer y divertirse mucho.

Detrás de todo este proyecto hay sin duda un gran equipo humano. Desde el ECO (Equipo Coordinador de Orea) estamos muy agradecidos: monitores, premonitores, cocineros, personal de mantenimiento, religiosos, profesores, médicos. A todos los que formamos esta gran familia de Orea, esperemos compartir muchos más días y noches llenas de estrellas.

Cuando termina cada campamento, los niños suplican a sus padres que les apunten para el verano siguiente.

La experiencia de contacto con la naturaleza es una herramienta muy valiosa que complementa la educación que los niños reciben en la familia y la escuela. Les permite contemplar y valorar la hermosura de la Creación, vivir la alegría de compartir con los amigos y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

 

Más información en la Web: http://www.oreaescolapios.es/

«No veranea quien no va a Orea».

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar