Una de las líneas de acción que aprobó el Capítulo General de 2015 fue “llevar adelante un proceso de profundización en la identidad de la escuela calasancia, con el fin de cuidar y potenciar el carácter propio que debemos realizar los escolapios en nuestra tarea educativa”. Con este fin, el Secretariado de Ministerio ha redactado algunos temas formativos para los educadores de nuestras obras escolapias.

El primer artículo “Criterios para la formación en clave de identidad” va destinado específicamente a los responsables de diseñar y promover la formación de los educadores. La formación más consistente es la que es capaz de transmitir una identidad carismática, tarea mucho más profunda y compleja que leer un libro o dar talleres formativos. El educador recibe la identidad cuando vive su trabajo como una misión y se siente vinculado carismáticamente a las Escuelas Pías. 

Los siguientes artículos desarrollan cada uno los diez indicadores de calidad calasancia. Cada artículo comienza con una reflexión de cómo aparece esta dimensión en el origen de las Escuelas Pías; después, cómo se entiende hoy desde la praxis y la reflexión escolapia. Se ofrecen algunas orientaciones para incluir en el proyecto educativo y unas pistas para la evaluación personal del educador. Finalmente, la propuesta de unas preguntas para la reflexión personal o en grupo.

El material puede tener muchos usos y puede proponerse su estudio en cualquier momento del proceso formativo de los educadores. Está pensado para compartirlo en el pequeño grupo y provocar una reflexión desde la experiencia personal. No se trata de saber mucho de Calasanz sino de aprender a relacionar la propia experiencia personal con el relato calasancio de manera que se produzca una conexión mágica desde la profundidad de lo vivido.

Creemos que la formación más eficaz es la que propone experiencias significativas que tocan el núcleo vocacional de la persona, experiencias que generan un proceso de crecimiento en la vocación educadora. Estas experiencias sólo son significativas si hay comunidades vivas de referencia, itinerarios serios de iniciación en la identidad y una buena estructura de acompañamiento. 

Los textos son sólo un espejo en el que mirarse, una lámpara para iluminar el camino. Lo importante es lo que descubre y comunica cada educador a su compañero; lo que se adivina y se sueña juntos. Formar en clave de identidad es un proceso capaz de generar nueva vida, de actualizar el carisma juntos y de construir identidad compartida desde Calasanz.

Para realizar la misión, los escolapios hemos recibido un carisma que viene de Dios, una lectura calasancia del evangelio, una historia, una espiritualidad y pedagogía propias, personas en comunión, escuelas e instituciones específicas, que nos permiten hacer presentes a Jesús Maestro y la Maternidad de su Iglesia a los pequeños.

“La misión constituye la expresión dinámica y fecunda de la identidad, ya que – como la parábola de los talentos sugiere- la identidad no es un tesoro que hay que guardar escondiéndolo celosamente en un lugar seguro, sino que es un patrimonio que hay que “invertir” y poner a disposición como un don, para que dé fruto.”

Tenemos la convicción de que el estudio de los temas que presentamos en este libro puede ayudar a que nuestros educadores descubran el preciado tesoro del carisma escolapio. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar