El pasado 16 de marzo, con gran diligencia las autoridades senegalesas suspendieron el curso académico de escuelas, centros de formación y universidades. La reapertura, prevista para el pasado 16 de abril, se pospuso hasta el 4 de mayo. Sospechosamente, el Ministerio de Educación ha enviado una circular proponiendo varios escenarios, en el caso que el 4 de mayo sea imposible retomar las clases.

Un breve informe de Unesco anunciaba que más de 150 países están con la escuela cerrada. Pero lo que informe no explica es que en algunos de estos países es el edificio de la escuela el que permanece cerrado. En muchos otros, desafortunadamente, es la escuela toda ella la que está suspendida.

En efecto, este cierre escolar atrapa muchos países sin los deberes hechos. Sin un colectivo de maestros formado para trabajar a través de las TIC, sin planes de formación que apunten a una nueva pedagogía gracias a las TIC, sin infraestructura en colegios, no digamos ya en las familias…

Desdichadamente, la Escuela Pía no es una excepción. Hace unos meses empezamos con mucha ilusión (y paciencia) la creación de una plataforma para dar servicios a los maestros y alumnos de secundaria. African Learners (alearners). El objetivo en esta primera etapa no es innovar, ni descubrir nada que no exista ya en otros países, sino simplemente facilitar buenas prácticas y arraigarlas en el contexto del África del Oeste. En una segunda, más elaborada, se trabaja la creación de contenido en formato online a partir de los propios alumnos. El cierre escolar también nos ha atrapado con la plataforma inacabada… pero activa, y desde este web colgamos material útil para seguir algunas materias desde casa.

Los internados, centros culturales y centros de formación profesional han quedado encallados. El estado focaliza su reflexión en cómo hacer avanzar la primaria y la secundaria.

Dado que ni los alumnos, ni sus familias pueden ir al colegio a recoger materiales, la única vía de relación con ellos es la virtual, ya sea a través de la conexión internet, o un par de canales de televisión que graban un profesor dando clase, sin más, sin esperar ningún tipo de interacción.

De nuestras tres secundarias, una (la de Kadjinole) no tiene ni acceso a la electricidad. Una tímida solución ha empezado en la Escuela Pía de Thiaroye (15 km de Dakar) con la clase de 3ème (la clase que se prepara para el difícil examen oficial de entrada al bachillerato). Para entender el contexto, vale la pena explicar que la escuela está en lo que se llama una banlieue, esto es, el clásico suburbio depauperado y con pocas infraestructuras, vecino a una gran ciudad.

El primer objetivo estratégico 2019-2023 de nuestra red de Instituciones Educativas y Sociales es el trabajo con las familias del alumnado. Y sin esperar a que las familias se acerquen al colegio de Thiaroye, el jefe de estudios (Placide Mandona) y el director (Guy Sibilé Ehemba), ambos escolapios, las han ido a visitar, una por una, en sus hogares, para conocer mejor el verdadero entorno de nuestros alumnos y empezar a tejer relaciones. Estas visitas nos permiten detectar con detalle el grado de necesidad que tienen para becas y otro tipo de apoyos.

El planteamiento en la Escuela Pía de Thiaroye tiene como claves:

  • Priorización del curso que debe hacer un examen oficial, la 3ème.
  • El jefe de estudios de secundaria se relaciona con todos alumnos y sus familias por WhatsApp o teléfono.
  • Dado que conoce bien las familias, sabe a quiénes tiene que acompañar más.
  • La escuela ha contribuido económicamente para garantizar la conexión de todas las familias.
  • De los 45 alumnos, solo 10 tienen ordenador o tablet en casa. Todos los demás siguen los cursos que se envían, y los trabajan, a través de un smartphone.
  • El jefe de estudios contacta con el claustro de profesores y centraliza el envío del material. Esta medida se tomó por dos razones. Reducir el posible riesgo que significa que el profesorado tenga los teléfonos de alumnos. Que los maestros, que no siempre tienen conexión, no asuman los costes de envío.
  • Semanalmente se va haciendo una ronda de llamadas a alumnos y familiares para garantizar el buen seguimiento de las clases.

El mayor reto pedagógico que tenemos es la coordinación. La de los directores es más simple, porque todos tienen conexión y ordenador. La de los claustros está lejos de lo que sería óptimo, por falta de recursos y de formación.

Queda el reto económico. Con las escuelas cerradas, y sin las cuotas de las familias, son varias las congregaciones religiosas que están sufriendo para poder honorar los sueldos como se debe, precisamente un momento donde las familias de nuestros maestros lo necesitan más que nunca.

La red internacional creada por el secretariado de ministerio de la Escuela Pía continúa siendo una fuente de inspiración. En estos momentos de dificultad, compartir las respuestas concretas y las propuestas creativas son parte de la solución.

Notre Dame d’Afrique (Dakar), 27 de abril de 2020.

Carles GIL i SAGUER, SchP.

Secretario General

Instituciones Educativas y Sociales

Escuela Pía del África del Oeste.