Instrucción y educación. Aportaciones de Calasanz, Milani y Freire, por José Luis Corzo, Sch.P. (Salamanca 25.10.2018)

En octubre de 2018 se celebró en Salamanca un Encuentro Escolapio de educación No Formal donde el escolapio José Luis Corzo compartió en la ponencia «Instrucción y Educación» las principales aportaciones de Calasanz, Milani y Freire.

Corzo recordó la fundación de Casa-Escuela Santiago 1 en septiembre de 1971. «Es verdad que aún no se palpaba, como ahora, el derrumbe casi total de las vocaciones escolapias, al menos en España e Italia, que conozco mejor, pero ya surgían voluntarios laicos, verdaderos autores en Santiago 1 y en la Escuela Agraria. Gracias».

Es una reflexión digna de ser leída y muy valiosa para la formación permanente de los educadores escolapios

Quiero, desde el primer momento, aprovechar y compartir con vosotros esta invitación escolapia con algo muy importante para las Escuelas Pías, y tal y como lo pensábamos hace 47 años aquí en Salamanca (al fundar la Casa-Escuela Santiago 1 en septiembre de 1971). Es verdad que aún no se palpaba, como ahora,el derrumbe casi total de las vocaciones escolapias, al menos en España e Italia, que conozco mejor, pero ya surgían voluntarios laicos, verdaderos autores en Santiago 1 y en la Escuela Agraria. Gracias. Ha habido más causas en el derrumbe de vocaciones, pero lo que voy a deciros tocaba y toca el carisma genuino de la Orden, hoy tan disipado y disuelto en otros remedios laterales y superficiales.

Instruir era entonces el objetivo principal

Hablar de educación no-formal (ENF) significa que no aludimos a la escuela, que sería la formal, sino a otras estructuras educativas. Pero lo específico de la escuela es instruir (enseñar y aprender) y ese fue, sin duda,el objetivo de Calasanz al abrir sus escuelas gratuitas (= pías). No hace falta arrastrarle a ser también un educador de primer orden, salvo que confundamos ambos fenómenos. Ni me convenció en absoluto que aquel carisma se actualizase ahora como evangelizar educando. Así que, si la ENF no pretende instruir,¿qué pretende entonces?

Calasanz vio que la ignorancia causaba una enorme desigualdad social y humana, ya inaceptable en aquella sociedad moderna cada vez más urbana. Él quiso corregir la injusticia social sobre tantos niños descartadosy eso le costó incomprensión, rechazo y disgustos. Tomasso Campanella, un dominico sabio filosofo de su época (1631)1, tuvo que defenderle: enseñar a los pobres no va a producir la catástrofe prevista por aquel cónsul romano, Menenio Agrippa (500 a.C.), que quiso convencer a los plebeyos – los brazos del cuerpo social – de que mantener su huelga contra los patricios – un estómago ocioso – acabaría con un órgano también indispensable para la salud del cuerpo entero.

Es curioso que, más de tres siglos después de Calasanz, otro sacerdote-maestro, Lorenzo Milani (1923-1967), también defendiera su radical opción pastoral por la escuela de los pobres, pero sin caer en la “catástrofe prevista en la infame apología de Menenio Agrippa”:

¿Acaso se admite a los ricos en nuestros repartos gratuitos de sopa? El clasismo en este sentido no es una novedad para la Iglesia… No se trata de hacer de cada obrero un ingeniero y de cada ingeniero un obrero, sino sólo de hacer que el ser ingeniero no implique automáticamente también el ser más hombre”2.

También Paulo Freire con su alfabetización de los adultos combatió la desigualdad y la injusticia social en un Brasil que discriminaba a los analfabetos hasta en las urnas.

¿Os vais a quedar al margen de esos tres gigantes de la enseñanza con nuevas estructuras educativas de ENF? ¿Acaso os interesa una educación sin escuela?

LEER MÁS (se adjunta el archivo completo en español)