En Itaka- Escolapios vamos creciendo y avanzando en la atención a los más pequeños en la Provincia de Betania siguiendo los pasos de San José de Calasanz. Si empezábamos 2018 con el proyecto Mare y los centros de Día de Inserción y Convivencial del proyecto Amaltea, todos ellos en Valencia, el año ha acabado con un nuevo centro socioeducativo en Aluche, que atenderá las necesidades de los niños, niñas y jóvenes del barrio y del colegio.

El Centro Socioeducativo Calasanz nace en septiembre con la finalidad de seguir desarrollando y ampliando los diferentes proyectos que ya se estaban llevando a cabo en Aluche desde la creación de la sede de Madrid: Campos de trabajo, campamento urbano, sensibilización escolar, coordinación con el DAS (Departamento de Acción Social)del colegio Nuestra Señora de las Escuelas Pías de Aluche…

El centro socioeducativo busca consolidar la presencia de Itaka- Escolapios en el centro escolar y en el barrio, dando continuidad a las labores de sensibilización, cooperación y captación, formación, voluntariado y comunicación, entre otras áreas, en las que también se sigue trabajando desde la sede en Gaztambide, así como generar más proyectos sociales de atención a la infancia y la juventud.

Así, ya desde hace cinco años se puso en marcha el Proyecto Trastévere, que continúa ofreciendo a los más pequeños actividades de ocio y tiempo libre los viernes con la tarde gracias a educadores, educadoras y voluntariado que preparan con mimo cada una de las salidas y talleres.

Por su parte, Valencia continúa su andadura con dos proyectos: proyecto Llum (antes proyecto Mare), en Malvarrosa, y proyecto Amaltea, en Velluters; ambos con los objetivos de prevenir el fracaso escolar y el absentismo, y acompañar a los niños y sus familias.

El Centro Socioeducativo de Malvarrosa cuenta con 27 menores, la mayoría de Educación Primaria, que se reparten en tres grupos. También se ha formado un grupo de Secundaria, con 8 niños y niñas.

Dos educadores y más de 20 voluntarios acompañan a los pequeños en el refuerzo escolar y en los talleres de Llum, que poco a poco se han ido ampliando. Además, se ofrece un taller de mediación artística para los niños de Primaria donde los niños pasarán por distintas modalidades como la percusión, la pintura, el modelado y la expresión corporal. Este taller les ofrece herramientas para expresar sus emociones de manera positiva.

En el caso del grupo de chavales de Secundaria, se están iniciando en un taller de programación informática, al que seguirán actividades relacionadas con robótica, fotografía y teatro.

Por su parte, el proyecto Amaltea, formado por el Centro de Día Convivencial y el Centro de Día de Inserción, lleva más de 25 años trabajando en el barrio Velluters de Valencia, una trayectoria que ha sido reconocida en numerosas ocasiones, la última de ellas con el premio a la Solidaridad de Onda Cero en noviembre.

El Centro Convivencial atiende a unos 56 niños y niñas del barrio de Velluters, con edades comprendidas entre los 4 y los 16 años, a los que se reparte por edades en 6 grupos que funcionan tanto individualmente como de manera conjunta. Todas las tardes, los educadores y voluntarios de Amaltea reciben a los niños con los que se hace apoyo escolar lo más individualizado posible, para después pasar a la parte más lúdica, con talleres, juegos y deporte, en los que se les facilita el desarrollo de habilidades sociales

Este año, como principal novedad destaca la formación de un grupo más de mayores, de Secundaria, para poder atender sus necesidades adecuadamente y de forma más personalizada. Además se está dando un mayor impulso al ocio y tiempo libre, y al deporte inclusivo, y se ha creado un grupo con estos jóvenes de ESO para hacer salidas a la montaña un sábado o domingo al mes, con la idea de potenciar en ellos el conocimiento del medio ambiente, y la autonomía y superación.

También se pretende reforzar otras actividades, como los talleres en los que los más pequeños se iniciarán en las artes circenses y la percusión; o los juegos de mesa. Sin olvidar, por supuesto, las tardes de ludoteca y juegos, y los campamentos en marzo y julio, así como el campamento urbano de verano.

A la atención a los niños y niñas de Amaltea, se suma también la atención a más de 30 familias a las que se les acompaña y orienta en las dudas que puedan tener.

Por último, pero no menos importante, el proyecto Amaltea también cuenta con el Centro de Inserción para 45 jóvenes de 14 a 25 años, con cuatro programas: El de Aula Compartida, el taller de Empleabilidad, grupos de estudio y Espai Obert.

Todos ellos se desarrollan con el propósito de acompañar a los jóvenes en los procesos formativos, en cualquier opción en la que se comprometan, prevenir el absentismo escolar en Secundaria, además de apoyo al estudio para que no abandonen el sistema educativo, y aumentar las oportunidades de inserción sociolaborales mediante el aumento de habilidades sociales y de comunicación.

Durante este curso se están realizando talleres de mecánica de bicicletas, carpintería y restauración, cocina y electricidad, entre otros, además de un seguimiento individualizado de cada chico o chica y sus familias.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar