Desde el curso pasado 18-19, el Departamento de Orientación está llevando a cabo un Programa de Inteligencia Emocional  (PIE) de forma más explícita y programada en la etapa de Infantil. Se pretende estimular y prevenir posibles desajustes en el desarrollo social y emocional del niño/a en la infancia. El programa se fundamenta en la idea de enseñar, de forma intencional, competencias y recursos socio-emocionales que contribuyan al correcto desarrollo personal e interpersonal del niño/a bajo una perspectiva preventiva, se pretende dotar al niño/a de una serie de habilidades que le permitan relacionarse y convivir con los demás de forma satisfactoria.

Se trabajan los siguientes bloques y habilidades:

  • Bloque 1: Habilidades emocionales y de sentimientos
    • Conciencia emocional: Alfabetización emocional
    • Reconocimiento emocional: Conciencia corporal
    • Regulación emocional: Control de emociones y conductas
    • Autoestima: Autoimagen positiva y Vínculos afectivos
  • Bloque 2: Habilidades de comunicación
    • Conversación: Expresión de ideas y pensamientos, Escucha activa
    • Comunicación no verbal: Expresión facial-corporal y coherencia gestual
    • Resolución de conflictos: Solución del conflicto, Cooperar y compartir.
  • Bloque 3: Habilidades sociales y de bienestar
    • Asertividad: Modelo asertivo, agresivo, inhibido.
    • Creatividad: pensamiento divergente, autoconfianza.

La dinámica es la siguiente, además de las 8 sesiones específicas anuales, se trabaja de forma diaria el Ábaco de las emociones, entre otras actividades más puntuales que van surgiendo. El ábaco estimula la conciencia emocional, el reconocimiento de emociones, la regulación emocional y la comunicación, haciéndose de forma progresiva en cada curso:

  • 3 años: Alegría, Tristeza y Enfado
  • 4 años: Se añaden Asco, Miedo y Sorpresa.
  • 5 años: Se añaden Calma, Vergüenza, Pena y Amor.

Este curso 19-20, en el Programa de Inteligencia Emocional (PIE) se ha introducido una mascota. Esta mascota se llama GRIN, es compartida con el proyecto de religión, y se trata de un peluche de color verde claro, verde calma, que tiene una nariz redonda en la que se pueden poner unas fundas de colores. Se han creado fundas de todos los colores que asociamos a las diferentes emociones que se trabajan en cada curso. Del mismo modo, la calma también se ha introducido en todos los cursos ya que es el estado natural de GRIN y es la forma de transmitir que sería el estado habitual  de los niños/as a la espera de que por sus experiencias les embarguen las otras emociones.

El objetivo de tener a GRIN como mascota es ayudar a los/as niños/as en la conciencia y reconocimiento emocional. La rutina que se quiere establecer es la siguiente:

Cada semana, un/a niño/a será el encargado/a de cuidar a GRIN, esto significa que durante una semana el/la niño/a cuando  sea consciente de que está sintiendo una emoción que no es tranquilidad o calma,  podrá transmitir a GRIN la emoción que está sintiendo, poniéndole una funda del color de la emoción.

El fin de semana, después de haber estado cuidando a GRIN toda la semana en el cole,  podrá llevarse la mascota a casa y seguir reforzando las emociones.

Departamento de Orientación Colegio Loyola PP Escolapios