Como respuesta al confinamiento por el COVID19, se realizaron guías de trabajo, explicitando las habilidades a trabajar.  Las maestras titulares se enfocaron en dos campos formativos el de: Pensamiento matemático y Lenguaje y comunicación buscando siempre la transversalidad con los demás campos.  En el caso de maestros complementarios abordan sus campos específicos.  La información de la guía como de los productos a realizar y retroalimentar se dieron vía whatsApp con la vocal de grupo.

A partir que se postergó el regreso a clases, se enriquecen las actividades de las guías con enlaces de video ya propuestos en la red y con videos cortos de las maestras titulares y complementarios a fin de animar a los alumnos.  El departamento psicopedagógico da seguimiento con consejos para los padres de familia y actividades específicas a los niños que se tienen canalizados.

Posteriormente y reconociendo que el trabajo con preescolares se da en el encuentro con ellos, se ha tenido el contacto con padres de familia y alumnos con videoconferencias y se diseñaron clases apoyándonos de dos herramientas digitales: videoconferencias Telmex y Classroom. En el mes de mayo se inician clases en vivo con maestras titulares y complementarios.  En matemáticas se apoya con la plataforma de Selva Matemágica.

La vivencia de los padres de familia es diversa, mientras que unos manifiestan que se realicen clases virtuales en vivo y por más tiempo (se destinó dos horas diarias a la semana), otros por cuestiones de trabajo consideran mejor el recurso de videos cortos grabados ya que sus hijos lo pueden ver en presencia de ellos (ya sea porque no tienen el recurso tecnológico y/o tienen hijos mayores que le dan prioridad a que tomen su clase).

La vivencia de los niños igual es diversa: en el caso de los niños de tercero, esperan la clase con entusiasmo y su tiempo de atención frente a la computadora es mayor al de los más pequeños, sin embargo, hay niños que pierden el interés pasando los 15 minutos.  En general, la respuesta al ver a sus maestros y compañeros es muy amena, el saludo cordial, el comentario de vivencia, pero en cuanto pasa el tiempo van perdiendo el interés.  Se les hace hincapié en cómo silenciar para no interferir con otros y alzar la mano (físicamente) para dar la palabra. Manifiestan querer ir a la escuela.

Lo que hemos descubierto: la tecnología ayuda a comunicarnos, a vernos y sentirnos juntos, sin embargo, el contacto físico y el aprendizaje concreto de los niños en edad preescolar sigue siendo esencial. El proceso enseñanza aprendizaje, no se puede cambiar a la entrega de evidencias. El mayor logro de aprendizaje de los niños son el desarrollo de habilidades sociales y éstas se dan con la presencia de sus compañeros.   Las familias pueden tener la mayor disposición y exigencia de trabajo hacia la escuela, pero no la formación.  Es triste escuchar que quieren a una escuela de tiempo completo, que sólo tengan que ver a sus hijos por la noche para poder descansar.   Cabe señalar que motivan los mensajes de agradecimiento y reconocimiento a maestros por adaptarse a las circunstancias y dar lo mejor.