Un gran porcentaje de nuestras escuelas ya estaban familiarizadas con plataformas digitales y los alumnos tenían acceso a Internet y dispositivos informáticos. A otras escuelas, el mandato de seguir las clases a distancia a supuesto una enorme dificultad.

Esta crisis ha desvelado la brecha digital que existe. No todos los alumnos tienen las mismas oportunidades de acceso de Internet lo que dificulta mucho los procesos de aprendizaje.

Presentamos tres de nuestras escuelas ubicadas en contextos populares y le hemos preguntado cómo están trabajando durante la cuarentena.

 

LICEO SAN JOSÉ DE CALASANZ DE BARQUISIMETO (Venezuela)

El Liceo San José de Calasanz está ubicado en el barrio del Trompillo con muchas carencias, en Barquisimeto (Venezuela). A la crisis social del país, se ha unido la paralización de actividades por la cuarentena que ha producido un gran colapso en todos los servicios. Se procura atender a los estudiantes de Secundaria con las siguientes medidas:

  1. Creación de grupos de WhatsApp donde se agregan a los representantes para que también reciban orientaciones para los trabajos de sus hijos. Esta estrategia nos ha permitido acompañar más a las familias y vincular a los padres con el proceso educativo.
  2. Los estudiantes realizan el trabajo en sus cuadernos, le toman una foto y la envían al profesor guía. Se hace así con todos los trabajos de los estudiantes. También, deben confeccionar un portafolio para entregar a final de curso.
  3. Los profesores guías (tutores) reciben por mensaje privado los trabajos y se encargan de enviarlo a cada docente para que los evalúe. Un trabajo titánico y digno de admirar en un país donde falla mucho la conexión a internet.
  4. A los alumnos que no tiene acceso a red móvil, se le dan asignaciones especiales por mensajes de texto al teléfono de algún familiar, vecino o conocido.
  5. Todavía hay alumnos que no poseen teléfonos en sus familias, ni cuentan con alguien que les ayude compartiendo su celular. En ese caso, el representante del alumno se desplaza a casa de una persona del Equipo de Directivo en un horario establecido, le da las indicaciones y al hacer la actividad se le toma la foto y la profesora la envía al profesor respectivo.

La brecha de digital ha sido un reto para mantener la continuidad del proceso educativo, ofrecer calidad educativa y defender el derecho universal de la educación en un contexto social muy complejo.

P. José Alejandro Peña.

 

ESCOLA PIA DE SALT (Cataluña-España)

Salt es un pueblo de la Provincia de Girona con un alto porcentaje de emigrantes extranjeros; la gran mayoría en una situación social muy vulnerable.

En la escuela, nos hemos adaptado a la situación, priorizando el hecho de estar cerca de los alumnos y sus familias, a pesar de que cada uno está en su casa confinado.

En las primeras dos semanas, dimos un paquete de trabajos para dos semanas. No obstante, cada día los maestros enviaban videos a sus alumnos, además de llamar a las familias dentro de ese período.

En el momento que se hizo oficial que la situación se iba a dilatar y que el trabajo iba a ser digital, hicimos un estudio de la situación de cada familia de los dispositivos que disponen, si tienen wifi, etc.

El Departamento de Educación, ha hecho una campaña de entrega de datos gratuitos, nuestra escuela le ha sido otorgada 20 paquetes de datos, los cuales han servido para ayudar a  20 familias se han beneficiado ( entre alumnado de la escuela y del PFI) .

Hemos prestado 14 ordenadores portátiles a alumnos, que no tenían ningún tipo de dispositivo para hacer las tareas online. Evidentemente, con las medidas de seguridad correspondientes. Hemos comprobado el estado de los dispositivos y hemos hecho un contrato de cesión de material.

Los docentes han preparado un pack de actividades que envían cada lunes, el miércoles hacen videoconferencia en pequeños grupos y el viernes una tutoría/ asamblea con todo el grupo.  Depende del curso trabajan en una plataforma u otra. (páginas web hechas por los docentes o la plataforma google classroom.

Carles Ruiz. Director

 

En el Buenavista IED Calasanz (Bogotá)

EL IED Calasanz está ubicado en Ciudad Bolívar, al sur de Bogotá; una zona de baja renta económica y con grandes problemas de sostenibilidad y convivencia social.

En el Buenavista IED Calasanz se han implementado estrategias teniendo en cuenta la realidad del contexto educativo donde un 8% de los estudiantes no cuentan con las herramientas necesarias para la escuela en la virtualidad y las familias presentan dificultades en satisfacer las necesidades básicas.

Así las cosas, inicialmente se partió de un proceso formativo para maestros y directivos, generando acuerdos y definiendo tanto herramientas como iniciativas pedagógicas para el desarrollo del aprendizaje de los estudiantes, dentro de las cuales se destaca el envío virtual de material como videos, explicaciones, guías, lecturas, reflexiones. Para ello se elaboró un horario, pensando en aquellas familias en donde hay varios estudiantes de diferentes grados y solo un equipo para trabajar, dicho horario refuerza el trabajo colaborativo al interior de la familia y apoya el trabajo del fortalecimiento de hábitos y rutinas.

Una vez resueltas las actividades los estudiantes suben a la plataforma los trabajos para que los educadores realicen las respectivas retroalimentaciones.

Con respecto a la estructura curricular vimos necesario revisar el plan y ajustarlo, partiendo del análisis de la situación que se está viviendo para generar actividades académicas más reflexivas y prácticas desde cada área académica, lo que ha permitido mayor acompañamiento a los estudiantes y apoyo en las necesidades básicas generando estrategias de afrontamiento y un currículo flexible.

Para los estudiantes que no se han podido conectar y recibir la información virtual, se han generado guías impresas y material pedagógico que las familias podrán recoger en el colegio, se está revisando la estrategia para dicha distribución del material.

Dentro del desarrollo de la escuela en la virtualidad se ha dado prioridad al acompañamiento a los estudiantes centrando el proceso pedagógico en las realidades del ser humano, su situación personal, necesidades básicas, situaciones de salud, entre otras; de esta manera se realizan los ajustes al proceso pedagógico y el desarrollo de actividades.

Gladis Cuellar Ibáñez

Coordinadora Pedagógica

 

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar