Partamos de la idea de que hacer un Design for Change es una experiencia apasionante porque pone de manifiesto el poder creativo que todos los niños y adolescentes llevan dentro y que, en muchas ocasiones, ignoramos dejándonos llevar por la inercia de las sesiones lectivas.

En el Colegio Calasancio Escolapios de Zaragoza llevamos mucho tiempo apostando por actividades que devuelven a nuestros alumnos y alumnas el poder de ser los protagonistas de su propia educación y el motor del cambio social que necesitamos. Por eso decidimos que sería buena idea preparar la Campaña de la Paz utilizando esta herramienta metodológica y dejar lo general a un lado focalizando nuestros esfuerzos en y para el barrio donde se encuentra emplazado el colegio.

Durante un día completo los alumnos y alumnas desde 4º de primaria hasta 4° ESO, trabajando en tres grupos diferentes, se dedicaron a buscar acciones concretas para el marco de trabajo “Queremos un barrio de paz”. No sólo salieron unas propuestas geniales, sino que también aprendieron a escucharse, a colaborar y a sacar lo mejor de sí mismos. Ese es el espíritu del DFC: ¡Los niños, sin duda, pueden cambiar el mundo! Bajo esta premisa, San José de Calasanz podría haber sido perfectamente el inventor del DFC del pasado pues era su ferviente creencia en los niños como motores de la sociedad lo que impulsó toda una vida dedicada a la educación.

¿Pero, de dónde surge esta metodología?

La diseñadora india, Kiran Bir Sethi, creó una iniciativa, primero a nivel local y después global, que ha permitido a millones de jóvenes expresar sus ideas para mejorar el mundo.

En el año 2011 fundó The Riverside School, en Ahmedabad (India) con el claro convencimiento de que no se dejaba a los niños explotar toda su potencialidad. Con esta nueva forma de trabajo, los estudiantes comenzaron a aplicar sus aprendizajes en el mundo real a través de métodos experimentales de pedagogía, llevaron a cabo investigaciones y documentación de sus hallazgos, comprendiendo la realidad de las diferencias sociales y económicas y trabajando en ambientes profesionales siempre buscando como objetivo final el bien de la comunidad.

En la actualidad este colegio se sitúa entre los cuatro mejores colegios de India a nivel académico lo que nos lleva a pensar que esta forma de trabajo es la adecuada no solo a nivel ético y social sino que es peaje obligatorio para una educación significativa y de calidad.

¿Cómo se lleva a cabo?

Esta metodología, aunque muy pautada en sus pasos, es capaz de generar múltiples escenarios que van tomando forma a lo largo del proceso.

  • Sienten las necesidades o problemas de su entorno, verbalizan las cosas que les preocupan y que, a su juicio, perturban diariamente la paz del barrio. Después de este brain storming se organiza toda esta información en focos de acción según sus puntos en común: la basura apesta, reeduquemos las calles, la desigualdad económica ataca de nuevo, trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti, entre otros En este paso podemos elegir centrarnos solo en un foco o elegir varios que es la opción que pensamos que podría funcionar mejor con la finalidad de la propuesta.
  • Imaginan acciones concretas que pueden solucionar las carencias detectadas en la primera fase: aceras más anchas y organizadas, proyectos de recogida de ropa, limpieza de espacios públicos, mensajes de respeto y reconocimiento para los miembros del barrio y un sinfín de actuaciones que llevar a cabo.…Es importante en esta fase la realización de prototipos que saquen la propuesta de nuestros cerebros y la materialice: ¡es sorprendente lo que se puede crear con unos pocos materiales y mucha imaginación!
  • Actúan y construyen el cambio: saliendo al barrio a repartir mensajes, llegando a acuerdos con los comercios, creando proyectos de Aprendizaje Servicio, generando un clima de alegría y respeto por las calles que nos rodean, … Muchas de estas actuaciones se van concretado a lo largo del curso escolar. De momento la actuación principal fue salir al barrio todo el colegio el Día de la Paz a compartir todos nuestros proyectos y nuestro cariño acabando con la lectura de un manifiesto por la paz que muchos de los comercios del barrio siguen mostrado en su escaparate a día de hoy.
  • Comparten su historia de cambio para contagiar e inspirar a otros gracias a las redes sociales y a la interacción personal con sus familiares y amigos. ¡Incluso salimos en Aragón TV: conexión en directo y en los informativos!

Y de esta manera los alumnos han transformado sus propias vidas y la de los que los rodean. Para ello, se han puesto en juego las cuatro competencias básicas (las cuatro Cs): pensamiento crítico, creatividad, colaboración y comunicación. Y, sobre todo, hemos puesto todo nuestro CORAZÓN.

 

 

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar