COMUNIDAD CRISTIANA ESCOLAPIA EN LA PRESENCIA DE VERACRUZ

P. Otilio Ramón Herrera Ruíz, Sch.P. / Mtro. Jorge Campa Pérez

 

 

¿Qué entiendes por comunidad cristiana escolapia?

Es una comunidad de comunidades cristianas que son fermento del reino en medio de los niños y jóvenes, principalmente los más vulnerables. Cada uno de sus integrantes se ha sentido llamado por el amor de Dios a vivir un proceso de interiorización de la vida de Jesús y son acompañados por los miembros de su comunidad. Su centro se encuentra en la oración y en el discernimiento de vida para mejor amar y servir a su Padre Dios en medio de los pequeños y jóvenes que se han quedado en el margen, en el olvido o que sencillamente no pueden, por sí mismos, completar su proceso de humanización.

Es importante, por tanto, comprender que en la comunidad cristiana escolapia se encuentran diferentes formas de participación, desde aquellos que consolidan su identidad en la tradición y obra de las Escuelas Pías y su fraternidad, como aquellos otros que están iniciando un proceso de identificación de su vocación escolapia en el seno de una comunidad de vida cristiana adulta con espiritualidad calasancia.

En ambos casos, se convierten en levadura para hacer crecer dentro de las dinámicas y directrices de las obras, presencia actual y viva de José de Calasanz.

 

¿Cómo nace la comunidad cristiana en la que estás?

Ésta ha existido a lo largo de la historia de cada una de las 7 obras en Veracruz. Muchos escolapios que han dejado testimonio de la presencia de Dios en sus vidas en generaciones y generaciones de familias completas.

No obstante, desde hace 6 años se ha ido configurando una nueva realidad con una intención definida y comprendiendo que los procesos de fondo, de conversión, son lentos y requieren mucho acompañamiento. No se trata, por tanto, de abarcar mucho, sino de ir entretejiendo humanidad calasancia, desde un modelo de iglesia en comunión y en salida, dispuesta a encontrarse consigo misma frente al Señor y con el hermano desprotegido y debilitado.

 

¿Cómo es la comunidad cristiana en la que vives? Haz una descripción de qué se hace, los grupos que hay y cómo funciona.

La comunidad cristiana está conformada por dos comunidades religiosas (Santa Paula Montall -casa generalicia, Sagrada Familia, provincia de México), 4 comunidades de la fraternidad (Signos del Reino -parroquia de la Sagrada Familia, Paulina de la Vera Cruz y Gaudium et Spes -Colegio Cristóbal Colón; Galilea -Universidad Cristóbal Colón) y 4 comunidades del Movimiento Calasanz Adulto (Abba -Catequistas, Anawin -Oración Continua, Natividad -Centro Social Calasanz, Vino y Pan -Pastoralistas). Y están en conformación 4 comunidades más.

Además, se ha iniciado desde hace un año un trabajo sistemático de encuentro entre profesores y directivos para conformar equipos de misión compartida.

En las comunidades se realizan, según el momento en el que se encuentren 4 dinámicas de reflexión: Oración comunitaria (Lectio Divina); Discernimiento de la Vida, Formación y Discernimiento de la misión. Con ellas, se consolida la vida interior y la espiritualidad comunitaria escolapia. Además, participan en celebraciones eucarísticas, ejercicios ignacianos de una semana o en la vida corriente, retiros y cada uno de los integrantes participa en la misión escolapia, ya sea mediante un ministerio o un servicio en específico.

A su vez, cada uno contribuye en la economía de las obras con mayor necesidad, principalmente en el Centro Social Calasanz. Y en el sustento a la formación de personas que ejercen un servicio a las comunidades al estilo de un ministerio.

Entre los religiosos escolapios de las dos comunidades, la cercanía y cooperación en términos de la misión ha ido en aumento. Participamos juntos de momentos de oración, retiros comunes y reuniones informales para tratar los temas de la misión. Es necesario seguir creciendo en unidad y fidelidad al carisma, para compartirlo con credibilidad frente a las otras comunidades.

La relación entre los religiosos y los laicos se encuentra en aumento y significación, pues vamos comprendiendo que solos y de manera aislada no podemos fortalecer el carisma en nuestras obras. En cambio, juntos permitimos que los procesos continúen y se encarnen en las realidades de la presencia escolapia.

 

¿Qué significatividad tiene la comunidad en el proyecto de pastoral general de la presencia?

En este momento, la comunidad cristiana escolapia va consolidando distintas acciones para la generación del sujeto escolapio, vocaciones con identidad y espíritu calasancio, de tal manera que puedan nutrir estratégicamente a las distintas pastorales de las secciones de los colegios y universidad, así como a las obras de educación no formal y en la parroquia.

Bajo el discernimiento de las comunidades, se han ido organizando de acuerdo a las posibilidades de cada uno, el acompañamiento a personas involucradas no sólo en la pastoral escolar, sino también en el acompañamiento a docentes, padres de familia, tutores y personal directivo. Hemos comprendido que la propuesta evangelizadora de Calasanz ilumina todo el curriculum, incluyendo la manera de relacionarse de unos con otros y de gestionar las obras en un marco de sinodalidad para estar siempre en salida.

Algunas personas de la fraternidad realizan investigaciones para actualizar los perfiles de los niños y jóvenes, ubicando así las formas en que la pobreza va corrompiendo la posibilidad de una nueva humanidad, más sensible y corresponsable en la cultura del cuidado en todo sentido. Así es posible atender con amor evangélico a cada uno según sus necesidades y dinamismos.

 

¿Qué propones para que la comunidad se consolide y sea el alma de la misión escolapia?, ¿Qué dificultades tienes?

Nos encanta pensar en 4 ideas que mencionó Calasanz cuando se recibe el edicto de reducción de las Escuelas Pías y que nos ha recordado el P. Pedro Aguado:

  1. Sigan trabajando por los niños
  2. Manténganse unidos
  3. Confíen en Dios
  4. Y no pierdan la alegría.

 

Tenemos claro que hemos iniciado el camino, pero no sabemos a dónde nos dirigimos pues eso lo discernimos con Jesús. Sea Él quien nos oriente y que a paso comunitario, aunque sea lento, nos permita ser TESTIGOS de su amor y así y sólo así, enviados a continuar la labor que muchos escolapios religiosos y laicos han traído hasta nuestros días.

Esperamos que nuestro ministerio siga siendo simiente del Reino entre los más pequeños y vulnerables, desde el momento y lugar que nos toca vivir. Elegimos mirar la realidad con esperanza y permanecer atentos a lo que el Espíritu va sugiriendo, sin encasillarlo en tiempos y ritmos forzados.

Confiamos que sólo escuchándole con humildad es posible que, lo que hagamos, provenga de Él y lo haga prosperar según su voluntad. Nosotros contamos con Él y Él transforma nuestro barro en los portadores de una Vida que no se acabará jamás para darle de beber a los niños y jóvenes que le buscan.

 

 

  1. Otilio Ramón Herrera Ruíz, Sch.P.

Director de Pastoral de la Universidad y del Colegio Cristóbal Colón

Asesor de la pastoral de la Escuela Calasanz

Forma parte del equipo de presencia de Veracruz

Profesor Universitario

Rector de Comunidad

 

 

Mtro. Jorge Campa Pérez

Coordinador de Identidad Escolapia, Universidad Cristóbal Colón

Director del Centro Social Calasanz

Animador de comunidades del Movimiento Calasanz Adulto y de la Fraternidad