El 18 de marzo a las 08:45 casi trescientos estudiantes se unieron a la vez al canal de YouTube. Los alumnos del Colegio Escolapio de Budapest comenzaron el día con una oración, en comunidad. En las instituciones escolapias de Hungría esta semana se irá introduciendo gradualmente un sistema de aprendizaje soportado digitalmente.

Haz que hoy esté alegre y puro/a. Quiero ser bueno/a para hacerte feliz – oraban los alumnos y alumnas escolapios uniéndose virtualmente en la oración de la mañana al haber empezado su día en casa con una meditación retransmitida por el P. Lehel Molnár Sch. P. “Creemos en el especial poder de la oración en común. Estando separados nos puede unir si nos apoyamos también en la oración” – dijo el responsable escolapio del pastoral vocacional.

Después de la oración de la mañana los alumnos escucharon el Evangelio del día. El P. Lehel Molnár hizo el paralelo con la situación actual hablando de la importancia de las leyes y normas. Dijo que Jesús también las consideraba importantes y no solo obedecía a las leyes del Antiguo Testamento sino también les dio cumplimiento. Con eso quería subrayar que la ley debe servir al hombre y que el objetivo no es cumplirla a toda costa.

El religioso destacó esto haciendo referencia a la situación actual de los alumnos: en la escuela seguimos un conjunto de normas comunes alternando entre aprendizaje concentrado y descansos, mientras en casa no tenemos automáticamente un horario a seguir, así somos nosotros los que tenemos que desarrollar un sistema que proporcione estructura y permita hacer un trabajo eficiente. Invitó a todos los alumnos a reflexionar sobre las siguientes cuestiones: ¿Qué tareas me están esperando? ¿Cómo las puedo enfrentar?  Recibiendo fuerzas de la oración matutina y de la bendición del Padre Lehel (“Danos ganas, diligencia y perseverancia para cumplir con el trabajo al que nos has llamado”), los alumnos pudieron comenzar su trabajo diario.

El sistema de aprendizaje que se introduce gradualmente ha sido presentado por el director del instituto de Budapest Bálint Horváth, el director de la escuela de Kecskemét y coordinador del “Proyecto de Escuelas Pías en Línea” Domonkos Mikulás y el miembro del Equipo de Trabajo de Comunicación Roland Márkus Sch. P.

“Aquí estamos. Es una nueva situación, ahora el entusiasmo es alto. El niño aunque antes no le había gustado la asignatura, ahora está esperando que se empiece la clase. ¿Cómo se conectará el educador? ¿Habrá algún mensaje de cariño? ¿Hablará en un tono personal? ¿Cómo se puede conectar a esto?… El alumnado está abierto y motivado” – describe Bálint Horváth el ambiente actual.

Se aclara durante la conversación que este ambiente tiene su explicación porque el director de la escuela pía de Budapest enseña Conocimiento de los Medios de Comunicación para 3º de la ESO y 2º de Bachillerato, una asignatura que está muy cerca de la realidad y permite dar una respuesta fácil y rápida a la situación actual. Se aprovechó de esto: desde el brote de la epidemia se discutía con frecuencia en sus clases la actual situación. El profesor vio en los alumnos que había mucha confusión, incertidumbre y miedo. “Podían hacer preguntas libres y yo intentaba responder a algunas de sus preguntas basándome en la información obtenida por mí mismo y debido a mi posición. Me parece que han logrado entender la actual situación del mundo. Aunque no son ellos los principales afectados de la enfermedad, llegamos a la conclusión que en su caso también es importante obedecer a las medidas restrictivas. Llegaron a entender cómo se conectaban las cosas, cómo afecta la epidemia al mundo entero, con quién y con qué debemos ser solidarios.”

La aplicación Google Classroom que se usa también entre los escolapios ha sido presentado por Domonkos Mikulás. Es como un grupo cerrado en la red social. Hay un grupo separado para cada materia que contiene solo contenidos escolares sin anuncios u otros contenidos que desviarían la atención. Se pueden pedir tareas individuales o grupales que pueden ser entregadas en la misma plataforma y si las preguntas no son cerradas, se evalúan automáticamente. Además, Google tiene muchas funciones más que apoyan el trabajo común, la creación de presentaciones y otras actividades. Google Classroomintegra el sistema de correo electrónico, el chat y las videollamadas. Puede ser usada en computadoras de escritorio, portátiles, tabletas o incluso móviles. Todos los proveedores de servicios telefónicos han proporcionando a sus clientes un paquete de Internet gratis apoyando así el aprendizaje.

El coordinador del proyecto ha explicado que un aspecto peculiar del sistema escolapio es que todo el sistema educativo escolapio está en manos de la Orden que lo mantiene. Se crearon varios equipos de trabajo – de la Coordinación General, Pedagógicos, de Comunicación, de Mantenimiento, de Derecho laboral – y examinan juntos la situación de cada institución. Así se colectan los conocimientos y problemas de las escuelas, y los equipos intentan elaborar propuestas comunes para que las escuelas aprendan unas de las otras y se apoyen mutuamente.

Bálint Horváth ha añadido que el Equipo de Trabajo Pedagógico había formulado los principios más importantes. Así por ejemplo dicen que se esfuerzan por lograr “un trabajo institucional y pedagógico que sea sostenible, seguro, respetuoso con todos los miembros de la comunidad y que acepte e integre conscientemente las limitaciones debidas a la situación” teniendo así en cuenta nuestra realidad, sensibilidades y capacidades. Piensan que la relación, la atención personal y la cooperación amorosa es más importante que nunca. Luchan por no desequilibrar la vida cotidiana de las familias, que no pierdan toda la energía, espacio y aire ni los niños, ni los adultos. Son conscientes del hecho de que las circunstancias del aprendizaje en línea pueden causar estrés y ansiedad graves en el hogar ya que las familias no están preparadas a procesos de aprendizaje intensivos, a menudo paralelos. Dialogando con sus posibilidades buscan un funcionamiento sostenible – explica el Equipo de Trabajo Pedagógico. A esto se añade que los directores escolapios realizan videollamadas todas las mañanas para compartir sus preocupaciones, ayudando así a las escuelas a responder bien a la situación actual.

Todos han enfatizado que el nombre del nuevo sistema – aprendizaje soportado digitalmente – ya en sí indica que no se trata de educar y enseñar. La atención se centra en lo que los niños hacen en casa. Desde el mundo virtual, la escuela solo es capaz de apoyar este proceso. La responsabilidad de los alumnos acerca de sus propios procesos de aprendizaje es muy grande. Los tres han destacado la necesidad de prestar mucha atención a los comentarios que tienen que ser la base de la creación de este sistema de aprendizaje.

Bálint Horváth ha advertido también que las primeras dos semanas son un período de entusiasmo porque la situación es nueva tanto para el educador como para el alumno, pero llegará también la fatiga. Por tanto piensa que menos es más. El punto no está en inundar a los niños con materiales, sino en observar qué pueden asimilar. Las iniciativas de desarrollo comunitario de parte de los tutores, así como los diálogos ofrecidos por especialistas y psicólogos escolares ganarán cada vez más importancia a la hora de llevar las cargas espirituales. El director ha llamado a ser pacientes, perseverantes y atentos en esta situación que cambia todos los días. 

Éva Trauttwein

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar