¿Cómo han vivido los profesores este tiempo de trabajo desde casa?

Carolina Martínez y Marta Jaume, ESCOLA PIA – CALDES DE MONBUI

Al inicio de esta situación tan complicada muchos profesores tuvieron que adaptarse rápidamente a su nueva realidad: uso frecuente de nuevas tecnologías, nuevas maneras de enseñar, alternativas de comunicación con el alumnado…

En un primer momento, esta situación generó diversas emociones en el profesorado. La mayoría de ellos vivieron esta situación desde la inseguridad, la preocupación y la desconfianza. El hecho de no tener instrucciones claras desde un primer momento y de que se fuera cambiando semana tras semana, generaba estrés e incertidumbre.

Además, muchos docentes tuvieron que conciliar la vida familiar con la vida laboral o que potenció el estrés y la ansiedad.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el profesorado ha gestionado mejor el día a día, pero su estado anímico ha sido, realmente, algo parecido a una montaña rusa.

Estos últimos días, y con la llegada de nuevos permisos sociales, parece que el profesorado se muestra más optimista, pero siguen saliendo a la luz las preocupaciones por la evaluación y por el aprendizaje que hayan podido hacer los alumnos en estos meses.

Maite Núñez. ESCOLA PIA. MATARÓ

Han sido varios los procesos por los que los profesores han pasado:

  1. Una primera fase que se desarrolla ante la noticia del cierre del colegio. En este momento se vive una gran incertidumbre. Algunos pasan por una fase de negación, otros de miedo. Todos trasladan a los alumnos mensajes de tranquilidad y esperanza.
  2. Durante los primeros días, tras el cierre del Centro educativo se mantienen las vivencias anteriores. Los equipos docentes se movilizan y empiezan a tomar decisiones sobre el modo de mantener la escuela viva, pero desde casa. Estos momentos se experimentan con la sensación de irrealidad. Los profesores de Bachillerato, cuyos alumnos deben pasar la prueba de acceso a la Universidad, manifiestan una enorme preocupación. Los de los más pequeños también, pero por otro motivo. El modo virtual de dar clases, no cubrirá las expectativas. La mayoría traducen su inquietud en producción: necesitan crear materiales, diseñar proyectos, comunicarse con los alumnos. Esta vorágine atrapa a algunos hasta que experimentan ansiedad. Otros, quedan atrapados y en estado de schock.
  3. Durante las dos primeras semanas se le va tomando el pulso a la escuela virtual. Se mantienen reuniones, se pautan trabajos, se realizan clases online con la esperanza de que se trata de un cierre de 15 días. Como mucho, algunos albergan la esperanza de que se dejará pasar el periodo de descanso de Semana Santa) y se retomaran las actividades. Los profesores animan sus alumnos, mantienen contacto con ellos.

Todos prácticamente, doblan sus jornadas laborales. Están las clases, la preparación de materiales, entrevistas, … El tiempo se dilata. Para la mayoría se entremezcla la vida personal con la vida profesional. Los horarios y el espacio físico quedan unidos en uno solo. La conciliación familiar y profesional es muy compleja.

  1. La Semana Santa permite el merecido descanso. El parón deja coger aire y reorganizarse a nivel emocional, familiar, profesional, … Esta etapa de tiempo facilita asimilar los tiempos que corren, acomodarse a una situación con fecha límite incierta, planificar las tareas de manera virtual y asumir la realidad.
  2. Resituados los profesores, se detecta la necesidad de dar soporte emocional a los alumnos, con el desgaste que conlleva. Por ejemplo, en los alumnos de 2 Bachillerato aparece stress y ansiedad. En todas las etapas, se detectan algunos casos de sintomatología depresiva, dificultades para organizarse el tiempo, … Ello comporta la necesidad de gestionar estos estados emocionales.

Durante este proceso también, el stress emocional empieza a hacer mella en los equipos docentes hasta el punto de que alguno enferma.

  1. Acostumbrados al confinamiento. Valorando sus aspectos positivos y negativos, vuelve a aparecer incertidumbre ante un proceso de desescalada mal diseñado y mal informado.

Durante todo el proceso:

Algunos profesores han vivido personalmente la enfermedad en alguno de sus familiares, pérdidas de familiares o amigos. Todos ellos, han realizado un proceso de duelo doloroso (recordemos que las condiciones durante unas semanas no permitieron acompañar a los enfermos hospitalizados ni llevar a cabo rituales de despedida).

Algunos tutores han acompañado a algunos alumnos que han vivido personalmente la enfermedad o la de familiares (padres, abuelos, tíos, …) así como también pérdidas.

Además, las autoridades competentes han generado pavor por su inacción, mensajes contradictorios, noticias inverosímiles, … El colectivo docente se ha visto, en muchas ocasiones, ninguneado, que no se le tenía en cuenta, desconsiderado tanto por las autoridades educativas como por determinados sectores de la sociedad.

Algunas familias se enredan en discursos dolientes para los docentes. Su dolor (las propias pérdidas, cambios, incertidumbre, …) o penuria (ERTES, cierre de negocios, problemas económicos, …) la trasladan sin pudor a la escuela, haciéndola responsable de sus desgracias.

 

¿Qué estrategia han seguido desde el colegio (departamento y dirección) para acompañar a los educadores?

Carolina Martínez y Marta Jaume, ESCOLA PIA – CALDES DE MONBUI

Una de las estrategias seguidas desde el colegio ha sido la de la comunicación constante y fluida entre departamento y dirección. Esta comunicación nos ha permitido conocer la situación de cada educador y buscar la mejor estrategia para acompañarlos: llamada telefónica, una videoconferencia o un mensaje de apoyo.

Además, desde el departamento se ha intentado “descargar” a los educadores de tareas que requerían una faena añadida a su tarea docente diaria. Se han hecho un gran número de entrevistas conjuntas de seguimiento tutorial con alumnos y familias para ayudar al educador a gestionar in situ aquellas novedades de temática más emocional.

Dirección, además, ha hecho encuentros individuales con todo el profesorado para conocer su realidad e intentar dar recursos para solventar dificultades encontradas.

 

Maite Nuñez. ESCOLA PIA. MATARÓ

La dirección del colegio, los equipos de coordinación de las etapas, los equipos psicopedagógicos de las etapas y el equipo psicopedagógico de la escuela ha mantenido las reuniones y ha incrementado el número de ellas.

Durante una primera fase se prioriza la contención, reorganización y diseño de la nueva escuela (l’escola a casa), dando cobertura a todos los miembros de la comunidad educativa.

Aún los esfuerzos para reinventarnos, no pudo darse respuesta individual a todos ellos. Se fue trabajando por equipos para favorecer un trabajo fruto del consenso, pero la distancia y el tiempo no juega a favor. A veces por lentitud, otras por prisas, aparecían siempre flecos por peinar.

Las psicopedagogas de las etapas han sido necesarias en la organización para dar soporte a los docentes, alumnos, familias que los equipos directivos, equipos de coordinación de las etapas o tutores detectaban necesitados, vulnerables, afectados emocionalmente, con dificultades para gestionar su situación personal, familiar, laboral, …

Durante una segunda fase la estrategia ha intentado ser avanzar y pronosticar posibles escenarios y posibles estrategias de afrontamiento de dichos escenarios. Todo ello, manteniendo los esfuerzos de la primera.

 

En general… ¿cómo ha sido el trabajo del departamento de orientación?, ¿en qué se han centrado más…?

Carolina Martínez y Marta Jaume, ESCOLA PIA – CALDES DE MONBUI

En estos meses el trabajo del departamento de orientación de secundaria y bachillerato ha ido variando. Al inicio del confinamiento, las personas del departamento nos pusimos en contacto con todo el alumnado al que hacíamos seguimiento durante el curso para ofrecerles un soporte emocional. Al inicio, parecía que el alumnado tenía controlada la situación y parecía que nuestra tarea iba a ser poca durante estos meses. A medida que transcurrían los días de confinamiento, el trabajo fue aumentando a más de 10 encuentros diarios con diferentes alumnos.

Hemos realizado apoyo en una materia de refuerzo para poder hacer pequeños grupos y ayudar a los alumnos con más necesidades educativas de la mejor manera. También hemos acompañado a nuestros alumnos en sus tareas de recuperación, planificando y organizando las tareas de la mejor manera. Y hemos acompañado a los alumnos emocionalmente gestionando situaciones de pérdida de familiares, de ansiedad por estar en casa y de miedos e inseguridades en la vuelta la normalidad.

Resumiendo, las funciones realizadas por el Equipo Psicopedagógico durante el confinamiento se han centrado en:

  • Acompañamiento y refuerzo académico al alumnado con necesidades educativas especiales (elaboración de recuperaciones trimestrales, adaptaciones curriculares, …)
  • Utilización eficiente y eficaz de las diferentes aplicaciones digitales (Gmail, drive, meet…)
  • Organización y planificación de tareas escolares
  • Apoyo emocional a alumnado y familias (comunicación de malas noticias, gestión emocional, cambios de hábitos y rutinas, uso de redes sociales…)
  • Comunicación asertiva dentro del núcleo familiar

 

Maite Nuñez. ESCOLA PIA. MATARÓ

Acorde a lo descrito anteriormente, las psicopedagogas de todas las etapas, pero especialmente, las que actúan en etapas con alumnos de mayor edad (ESO, Bachillerato, Formación Profesional) han mantenido su rutina diaria (entrevistas con alumnos, entrevistas con tutores, entrevistas con familias, entrevistas con profesionales externos, …) pero el medio ha pasado a ser videoentrevistas o entrevistas online.

No han podido llevar a cabo exploraciones diagnósticas a causa de que el material se encontraba en el centro y en algunos casos, no se puede adaptar online.

No se han llevado a cabo algunas entrevistas programadas por las características concretas de las mismas (muy pocas; la mayoría sí se han podido hacer).

Las psicopedagogas que trabajan en etapas con alumnos más pequeños no han podido llevar a cabo todas las funciones que requiere su rol profesional (por ejemplo, han encontrado dificultades para el desarrollo de entrevistas con los “peques”, poca adherencia en algunas familias (sobretodo el Educación Infantil).

Las psicopedagogas que dan clase han continuado con ellas como sus compañeros del equipo docente. Han reprogramado sus asignaturas y han creado materiales adaptados al medio.

En diferentes etapas se han creado nuevos materiales de soporte:

  • Guía de consejos para el confinamiento. Educación Infantil.
  • Vídeo de consejos para el confinamiento. Educación Primaria.
  • Guía de consejos para el confinamiento. ESO.
  • Web de orientación académica. 4º ESO.
  • Guía de consejos para el confinamiento. Bachillerato.
  • Sesiones grabadas de Mindfulness. Bachillerato.

En todas las etapas se han mantenido las reuniones de coordinación y Equipos psicopedagógicos de etapas.

Han incrementado las reuniones de Equipo Psicopedagógico general para la creación de nuevos materiales que detectamos que aparecen como necesarios:

  • Apartado en la web del centro con materiales de soporte.
  • Infografía sobre COVID-19 y duelo.
  • Guía para las familias sobre acompañamiento en la pérdida y el duelo de niños, adolescentes y jóvenes.
  • Web sobre la Vuelta con materiales sobre Educación emocional, experiencias vividas, Proceso de duelo y la nueva realidad (en proceso de creación para llevarse a cabo durante la vuelta).

Y finalmente, dependiendo de las características de la etapa, los equipos, la experiencia de cada psicopedagoga, … se ha dado más o menos soporte en la toma de decisiones, en los equipos, para los profesores o tutores individualmente y la participación en las reuniones.

 

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar