Con motivo del Congreso Internacional de la Educación Católica el mes de junio pasado en New York, se publicó un libro donde se recogen experiencias educativas de todo el mundo. Como presidente de la comisión de educación de la Unión de Superiores y Superioras Generales (USG y UISG), el P. Pedro Aguado nos presenta una propuesta que educa en el humanismo solidario y sostenible.

Tienes en tus manos un libro sobre la escuela católica. Pero no es un libro teórico, sobre las grandes claves educativas desde las que la escuela católica lleva ade­lante su misión en el mundo. Sobre esto, hay muchas cosas escritas. Lo que este libro intenta es presentar la vida real y cotidiana de muchas escuelas católicas concretas, dispersas por todos los rincones del mundo. Cada una de ellas con sus planes, esfuerzos y contribuciones a la gran tarea de la educación.

La escuela católica es una escuela promovida por la Iglesia que trata de educar desde las claves del Evangelio e intenta que sus alumnos descubran el secreto de la plenitud de la vida humana, haciéndolos capaces de vivir en un mundo en cam­bio para hacerlo mejor. Esta podría ser una buena definición de lo que tratamos de hacer desde la escuela católica. Buscamos que los alumnos, las familias, los edu­cadores y el cada vez mayor conjunto de personas que creen en la educación pue­dan descubrir, a través de nuestras escuelas, que es posible construir un muñe: diferente, pleno de vida, de esperanza y de fraternidad.

Por eso, te presentamos escuelas muy diversas, destacando de cada una de ellas alguna aportación significativa a esta gran tarea común: proponer a todos los alumnos una vida humana plena, capaz de construir un mundo mejor, más cercano a los valores del reino de Dios. En este libro, podrás encontrar escuelas que se esfuerzan especialmente en la transformación social y la lucha contra la pobreza; escuelas que destacan por su capacidad de innovación o por su lucha por la paz; escuelas insertas en contextos muy diversos y que tratan de responder a sus de­safíos; escuelas que empoderan a los niños para que cambien sus realidades so­ciales y ambientales; etc.

En definitiva, podrás encontrar el “alma de la escuela católica», la variedad de sus luchas y la apasionante respuesta que estamos dando a tantas preguntas e inquie­tudes que anidan en el corazón de los niños y jóvenes. Podrás descubrir la vida que palpita en nuestras escuelas y los sueños de aquellos que las fundaron y que per­manecen en nuestra memoria como luces en el camino. Y, por encima de todo, podrás encontrar muchos motivos para renovar tu compromiso por la educación.

Los que creemos en la escuela católica luchamos por una escuela que sirva para humanizar; deseamos una escuela que provoque en nuestros alumnos apertura al mundo y a la trascendencia, apertura a la vida y al futuro; trabajamos por una es­cuela en la que todos quepan; nos entregamos a una lucha que es eterna: el dere­cho de todos a la educación, y una educación de calidad, porque sabemos que una escuela sin calidad perpetúa la miseria, la pobreza y la falta de horizontes.

Como digo, esta tarea es eterna. Nos jubilaremos, nos iremos de este mundo, y esta tarea seguirá pendiente. Pero eso no nos desanima; al contrario, nos hace renovar nuestro compromiso. Por eso, queremos que conozcas tantas luchas y esfuerzos, tantas escuelas concretas que, día a día, luchan por un mundo mejor y más humano. Porque la educación humaniza si es capaz de mover el alma de cada alumno hacia lo mejor que hay en cada uno, para desarrollarlo.

El mejor ejemplo lo tenemos en Jesús, el Señor. Recodemos el pasaje de Emaús. Dos discípulos con horizonte cerrado se encuentran con el Señor. Y Jesús les va hablando, explicando las escrituras, ayudándolos a entender. Finalmente, com­parte con ellos su secreto y se va. Y los dos discípulos dicen: «¿No ardía nuestro corazón cuando nos hablaba?». Y el horizonte cambió, también su vida. Esta es la tarea de la escuela católica.

 

P. Pedro Aguado.

Superior General Orden de las Escuelas Pías.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar