Un año más, a final del curso escolar 2019, más de 160 educadores de los colegios de la Delegación escolapia de Chile (Hispano Americano, Calasanz, Instituto del puerto de San Antonio y Colegio Calasanz de Kurarewe) se reunieron en el colegio Calasanz de Santiago para participar en la “Escuela de Verano”.

Este evento está organizado por la Escuela de Formación Escolapia de la Delegación que ofrece acciones formativas y materiales para que los educadores crezcan en identidad escolapia y mejoren sus competencias profesionales.

Han sido tres días intensos de trabajo. Dos conferencias las impartió el P. Javier Alonso. En la primera nos invitó a reflexionar sobre la vocación educadora desde el libro “Santidad para el cambio social” y una segunda sobre “educar en un humanismo solidario” tomando como referencia el libro “Una Escuela en Salida”. José Garín, Director Titular de Bachillerato de las Escuelas Pías de Zaragoza impartió la tercera conferencia titulada: “La innovación posible” donde hizo una profunda reflexión sobre el verdadero sentido de na innovación en clave escolapia.

Después de cada conferencia, los educadores participaron en diferentes talleres impartidos por especialistas en el tema.

  • Sexualidad
  • Convivencia escolar
  • Necesidades educativas especiales (NEE)
  • La entrevista educativa
  • Aprendizaje basado en proyectos (ABP).
  • Trabajo cooperativo
  • Uso de Tics: G suites, plataforma Click edu
  • Evaluación formativa.

Las reflexiones abrieron nuevos horizontes a los educadores y sin duda, contribuyeron a crecer en identidad calasancia y a mejorar la calidad de la oferta educativa.

La presencia escolapia de Chile tiene 124 años (1896). Actualmente hay cuatro comunidades con religiosos y laicos de varias nacionalidades, una pequeña fraternidad y varios equipos de misión compartida junto a más 420 educadores.

Se llevan 5 obras educativas con 4500 alumnos en total, tres parroquias, dos iglesias abiertas al culto, dos casas de convivencia y varias obras de educación no formal.  El Movimiento Calasanz es una realidad muy viva en las diferentes presencias.

Como en otras muchas presencias de la Orden, el gran desafío que hay es cómo transmitir la vitalidad del carisma escolapio y al mismo tiempo, ofrecer un proyecto educativo realmente innovador y que sea transformador.

 

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar