En la planificación sexenal de la Orden aprobada por la Congregación General se planteó “avanzar en la visión integral de Escuela que está en la base de nuestro proyecto educativo: lo académico, lo evangelizador, lo social, toda la oferta extra-curricular, etc.”

La propuesta animaba a realizar “una reflexión sobre la Identidad de la Escuela Calasancia apuntando a un modelo de Escuela que contemple los conceptos que la Orden ha ido generando y ya ha incorporado en sus documentos: equipo de presencia, comunidad cristiana escolapia, fraternidad, misión compartida…”  y después “elaborar un documento descriptivo y divulgativo, ágil y sencillo que defina las características de la Escuela Escolapia tomando en cuenta los documentos que la Orden ha ido generando”.

En el secretariado de Ministerio tuvimos un tiempo para reflexionar sobre este tema y después, se plasmó en un texto llamado “Una escuela a pleno tiempo” publicada en Ediciones calasancias en las cuatro lenguas oficiales de la Orden.

Tomando como referencia el memorial al Cardenal Tonti, documento que este año celebra sus 400 años, fundamentamos la necesidad de organizar la escuela para que cumpla su finalidad de ofrecer una educación integral que integre los aspectos cognitivos, emocionales, sociales, técnicos y espirituales. El lema “Piedad y Letras” ya indica el estilo integral de su modelo educativo.

Para lograr este objetivo, fundamenta el proyecto en varios pilares:

  1. Un completo plan y horario de estudios que implica la asistencia a la escuela los siete días de la semana.
  2. Maestros con una gran vocación, vida interior, preparados y con método para enseñar y acompañar.
  3. Una comunidad educativa que comparte un proyecto.
  4. La enseñanza de la doctrina cristiana y la práctica de piedad en el Oratorio.

En efecto, los alumnos tenían clases obligatorias, otras actividades las hacían de modo voluntario y tenían la posibilidad de integrarse en la vida de piedad de la iglesia de la escuela. Se procuraba tener buena relación con la comunidad o municipio donde se insertaba a escuela y por supuesto, un vínculo fluido con las familias de los alumnos.

Actualizando la intuición del santo Padre, queremos superar el modelo academicista y desarrollar un modelo más integral donde “los espacios no formales e informales interactúen con las instituciones de la educación formal y los complementen” (UNESCO:2015). Como escuela evangelizadora, añadimos la comunidad cristiana escolapia como un espacio educativo que siembra y cuida la identidad cristiana y escolapia formando una verdadera comunidad.

Os dejamos con la lectura de esta propuesta. No es un texto definitivo ni es un decreto de obligado cumplimiento. Seguro que hay otros modelos interesantes que actualizan bien el modelo de educación integral. Lo importante es que nuestra escuela mejore siendo más calasancia

Iremos publicando en el portal Web coedupia.com reflexiones y propuestas educativas que ilustren el modelo de Escuela a pleno tiempo. Es preferible que sean del ámbito de las Escuelas Pías, pero estamos abiertos a publicar de otras instituciones con las que compartimos un estilo similar.

Pueden enviarlas al correo ministerio@scolopi.net