Los aficionados al surf conocen muy bien los lugares y momentos donde las olas son lo suficientemente grandes y potentes para deslizarse sobre su tabla. Los deportistas aprovechan la fuerza de la ola para llegar a la playa con velocidad.

Sin duda, el llamado “efecto Francisco” es una ola potente que nos puede impulsar para que los sistemas educativos salgan de su estancamiento y busquen nuevos horizontes. La propuesta de “reconstruir el Pacto Educativo” es una oportunidad para que reflexionemos juntos sobre el futuro de la educación y el aporte que tenemos la Iglesia.

Todos los años, la comisión de educación de la USG y la UISG que preside nuestro P. General organiza un Seminario de trabajo con miembros de Congregaciones religiosas cobre un tema determinado. En el 2019 se realizó en Roma un trabajo muy interesante dirigido por un equipo de la fundación SM sobre el perfil del alumno como ciudadano global que se concretó en un libro muy inspirador. En el contexto de la pandemia y con la plataforma de zoom nos reunimos más de 600 personas para reflexionar sobre el Pacto Educativa con la metodología de Indagación Apreciativa cuyas conclusiones están accesibles.

Y la pandemia irrumpió como otra ola más que ha supuesto nuevos desafíos a la escuela católica. Ante esta nueva realidad nos preguntamos: ¿Cómo estamos respondiendo a este nuevo reto? ¿De qué forma podemos fortalecer la educación evangelizadora?

Y nuevamente, la fundación SM convoca una reflexión con una selección de religiosos y laicos sobre los desafíos que supone el Pacto Educativo para el futuro de la educación.

En una primera fase, se convocó a un pequeño equipo que tenía la tarea de definir el contenido y el estilo de las diferentes áreas de reflexión para la segunda fase. En este equipo estábamos el P. Tarsizio Morais (Salesiano), Juan Antonio Ojeda (Lasallista), Teresa Pinto (Hijas de Jesús), Nelson Otaya (Red jesuita de educación) Ana Victoria Ulate (salesiana) y Javier Alonso (Escolapios) y el apoyo de Adolfo Silloniz, Nuria Espasa Augusto Ibáñez y Pablo Fernández de SM. Después de tres reuniones muy fructíferas, se concretaron 6 áreas de trabajo con una pregunta generadora de reflexión:

  • Nueva sociedad, nueva educación. ¿Cómo no perder el significado de la Escuela Católica en los nuevos contextos?
  • Derecho a la educación de calidad: ¿Cómo visibilizar el trabajo de la Escuela Católica por el derecho universal a la educación?
  • Comunicación y posicionamiento: ¿Cómo hacer visible a una sociedad secularizada los valores esenciales de la escuela católica?
  • Ecología integral: ¿Cómo “laudatosificar” la escuela católica?
  • Sostenibilidad económica: ¿Cómo compaginar el acompañamiento de los más pobres con la sostenibilidad económica de los colegios católicos (especialmente en las zonas más castigadas económicamente por la pandemia)?
  • Comunidad educativa: ¿Cómo construir la Aldea Educativa Global? ¿Cómo hacer que la realidad cristiana aporte más a la comunidad educativa? ¿Cómo llevar adelante experiencias de contactos o alianzas de los colegios con su entorno?

Cada una de estas tres áreas fue trabajada en tres sesiones por equipos intercongregacionales. En total, han participado en esta reflexión colectiva unas 50 personas vinculadas a la escuela católica de 13 países. De las Escuelas Pías participaron Carmen Crespo, Karina Miliante (Venezuela), Jorge Campa y Juan Fernando Arroyave (México), Paco Molina (Escolapio de la Provincia Betania) y el P. Jean de Dieu (Austria).

En este momento, se está sistematizando todo el trabajo para presentarlo como una reflexión colectiva.

¿Qué nos puede aportar este proyecto a los escolapios?

  1. Ayuda en la reflexión sobre el Pacto Educativo Global, trabajando en red por el bien común.
  2. Crea o refuerza vínculos entre responsables de educación de congregaciones religiosas y una cultura de cooperación.
  3. Genera unos documentos finales que pueden ser excelentes herramientas de trabajo para posteriores acciones de la institución.
  4. Incide directamente en la renovación de los colegios católicos según las claves del Pacto Educativo Global

El proyecto ENTRE TODOS UNA es una oportunidad estupenda. Los grandes desafíos que plantea la educación hoy nos impulsa a sumar las diferentes tradiciones pedagógicas para un proyecto común más ambicioso.

P. Javier Alonso. Sch.P.