Del 29 de junio al 2 de julio se celebraron en Ávila las jornadas de Formación Inicial del Profesorado.

El objetivo del encuentro es formar a los educadores que se encuentran en sus primeros años en nuestros Centros, ofreciéndoles herramientas para el desarrollo de su labor educativa y pautas para profundizar en el carisma calasancio.

Este año tras la acogida del día 29, el orden de las ponencias ha sido el siguiente:

Sábado 30 de junio: El P. Ángel AyalaGuijarro habló sobre “San José de Calasanz. Experiencia y obra educativa. Una referencia fundamental para educar hoy en las Escuelas Pías”. En la que hizo un recorrido por la historia y la metodología de Calasanz y su aplicabilidad en la escuela actual.

Domingo 1 de julio. Por la mañana, D. José Luis Sánchez Noriega, trató el tema “La utopía de la educación en la sociedad actual”. Condicionantes y retos para desarrollar la vocación profesional del maestro. Planteamiento que se basó en: analizar los contextos actuales de la tarea educativa, los retos ineludibles para una escuela (y un maestro) significativa, cómo construir la personalidad del maestro y los principios de la acción educativa.

Por la tarde, D. Ramón Lis Galiana, se acercó en su ponencia titulada “Un mapa de temas de actualidad educativa”, a lanzar un retoa los participantes en torno a la propuesta provincial del Marco Pedagógico de Referencia. En un entorno de trabajo cooperativo y con la participación de los educadores, se abrieron ventanas de interés a partir de los temas propuestos.

Lunes, 2 de julio. D. Diego Cuevas Gámez, desarrolló su ponencia “Educar en el siglo XXI. Retos y propuestas”. Con un guion en el que destacan los siguientes apartados: Educación y cambio social, nuevas melodías para nuevos tiempos, posibles, dificultades (educadores), qué modelo de alumno queremos educar y sistemas educativos de referencia.

Por la tarde, el P. Enrique Rodríguez Varas, planteó de “Y en el centro ¿qué?”. Invitando a los asistentes a que al volver a su centro deben ser testigos de lo que han vivido estos días, pero sobre todo recordando que ellos deben ser la ilusión renovada en las comunidades educativas para que sigan siendo fiel reflejo de lo que quería Calasanz en sus obras.

Con la despedida y evaluación terminaron las jornadas y deseó un buen verano a los participantes.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar