Orientación de fondo de nuestra acción por la cual abrimos nuestras Obras a quienes más lo necesitan, educamos desde la perspectiva del pobre, ofrecemos nuestra propuesta educativa a quienes no tienen posibilidad de acceso a la educación formal y procuramos responder al reto que nos plantean las nuevas pobrezas que afligen a los niños y jóvenes.

El 17 de marzo de 1646 llegó a San Pantaleón don José Palamolla, secretario del cardenal vicario Ginetti, y ante la comunidad reunida en el oratorio de San Pantaleón leyó un breve apostólico por el cual, el Papa ordenaba la reducción de la Orden de las Escuelas Pías; un decreto que condenaba una obra tan beneficiosa para los pobres a la práctica extinción.

No entramos en las razones concretas por las que se emitió el decreto; pero sí la actitud que tuvo el santo Calasanz ante noticia tan desoladora. Tenía conciencia de que era un decreto injusto: Con la presente, le advierto a VR que, aunque le escriban que nuestra religión será destruida, no dé crédito a tales noticias, porque esperamos que Cristo bendito y su Madre Santísima estarán de nuestra parte y desbaratarán todas las maquinaciones de los adversarios. (EP 4344).

La misma tarde de la lectura del decreto, escribe una carta a varias comunidades en la que comunica la fatal decisión del Papa y anima a los religiosos a seguir adelante en la misión: No dejen de continuar con alegría el Instituto y de estar unidos y en paz, esperando que Dios lo remediará todo. (EP 4342). 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar